Las personas que se tiran pedos frente a sus parejas son mas saludables y felices

La confianza es algo primordial entre las parejas, pero una vez que conocemos a alguien que en verdad nos interesa parece que esto se nos olvida y tratamos de aparentar lo que no somos.

Por ejemplo, muchas personas evitan a toda costa “tirarse un pedo” frente a su pareja, lo cual se refleja como falta de confianza. Una especialista recomienda dejar de hacer esto, pues es una acción que reflejará que nos sentimos cómodos con quien estamos y será el primer paso para vivir años en una relación sana.

A esto lo ha confirmado Leah DeCesare, quien lo publicó en el prestigioso portal Family Share, donde afirmó que en un matrimonio sólido reina la confianza, la seguridad, la aceptación, honestidad y libertad compartida e individual y el hecho de eliminar un gas es algo que lo demuestra cabalmente por el hecho de que quien lo hace es porque siente una extrema seguridad y todos los demás valores requeridos para un matrimonio sólido.

La mujer relató textualmente “Con todo el tiempo que llevamos de casado, mi esposo recuerda cuando me tiré el primero frente a él. Y ello lo cambió todo en nuestras vidas para siempre. Él cuenta la historia de ese momento con mucho entusiasmo”.

Tan pronto como se logre cruzar esa línea todo cambia, si él tiene el permiso para tirarse los pedos que sean necesarios podría convertirse en una tortura pero lo cierto es que es un acto de verdadera libertad y da licencia para que la otra persona también tenga la misma libertad.

La mujer siempre es más pudorosa y tratan de ocultarlo más, pero con su marido debería ser algo normal poder tirarse pedos afirma la mujer.

A parte es algo natural y saludable eliminar los gases. El Dr. Oz afirmó que biológicamente no es algo terrible aguantar la flatulencia pero sí puede ocasionar dolores abdominales y cólicos.

Es una verdad que tanto hombre como mujeres procesan medio litros de gases por día y en algún momento deberán eliminarlo a lo largo de la jornada.

El hecho es que las personas que aseguraron tirarse pedos en frente de sus compañeros; sentían más confianza, más seguridad y más comodidad que las personas que no lo hacían.

Seamos sinceros. Incluso si tirarse pedos no fuera bueno para la salud seguiría siendo un alivio inmenso, al igual que lo son otras funciones excretoras de nuestro organismo.

Y es que los desechos no están hechos para conservarlos en nuestro cuerpo, sino para soltar lastre lo antes posible.

Aguantarse los gases puede malhumorarnos, hacernos sentir incómodos e irritables. Lanzarlos, en cambio, libera la presión y mejora el estado de ánimo.

Así que ya sabes, la próxima vez que sufras de gases, no tengas miedo de tu pareja.

“Al fin y al cabo juraron amor en las buenas y en las malas. Hagamos que nuestra relación sea perdurable, constante y completa.

Loading...

Comentarios