Qué le puede pasar a tu bebé si estás embarazada y bebes alcohol

Son muchas las campañas informativas que se hacen para que las mujeres sepan que no es seguro tomar alcohol en el embarazo, pero muchas acaban bebiendo a pesar de ello.

Ningún momento del embarazo se considera seguro para consumir alcohol; de igual manera, no hay ningún tipo de bebida alcohólica ni se conoce una cantidad que la mujer embarazada pueda ingerir sin correr riesgos.

Casi un 50 por ciento de las mujeres bebe algo de alcohol durante el embarazo.

Según un estudio realizado por la Socidrogalcohol (Sociedad Científica Española de Estudios sobre el Alcohol, el Alcoholismo y otras Toxicomanías), una de cada cinco mujeres embarazadas puede llegar a beber hasta cinco o más consumiciones por ocasión.

Pese a que la mayoría conoce las graves consecuencias que puede representar para el feto que la madre beba alcohol durante el embarazo, casi una de cada dos mujeres sigue consumiendo algo de alcohol durante la gestación.

Todos los tragos que contengan alcohol pueden dañar a un bebé en gestación, incluso la cerveza y las bebidas frutales con alcohol.

Los riesgos de que el feto tenga una muerte prematura en el seno materno, presente alguna malformación o retraso mental, o que nazca con un considerable bajo peso, deben ser considerados por la mujer, a la hora de llevar un vaso con alguna bebida alcohólica a la boca.

Cuando la madre bebe, el etanol contenido en las bebidas atraviesa la barrera placentaria, llegando a medirse cifras de alcoholemia iguales en la madre que en el feto. Es decir, el alcohol que pueda ingerir una madre, llegará al feto con la misma intensidad.

Los daños pueden ser graves no solo al feto sino también a la propia madre.

Se observa que el alcohol es uno de los responsables por ejemplo del aborto espontáneo. El síndrome alcohólico fetal que hoy afecta a uno y dos de cada mil bebés nacidos vivos, es la causa más frecuente de discapacidad mental e intelectual en los niños.
También es el responsable por las malformaciones, alteraciones de los rasgos de la cara y retraso mental. En muchos casos, los daños son ‘irreversibles’.

El niño podrá tener graves dificultades de adaptación y un importante déficit en su autonomía, convirtiéndose en personas fáciles de persuadir y manipular.

Puede aún sufrir trastornos psiquiátricos, entre los cuales se destaca el consumo intensivo de alcohol en la adolescencia y el trastorno por déficit de atención con hiperactividad. El consumo de alcohol es más perjudicial durante las primeras semanas de gestación.

Como muchas veces las mujeres beben porque no saben aún que están embarazadas, los médicos aconsejan que las mujeres en edad fértil que no utilizan métodos anticonceptivos seguros, deban evitar la bebida alcohólica. No beber es la única forma de prevención en estos casos.

 

Loading...
Compartir